Diario de Sevilla

 

Reportaje en prensa escrita sobre F1 Informáticos: “Diario de Sevilla”

 

Estamos a toda máquina con la expansión de la empresa y la nueva delegación, en próximos posts os iremos informando de las novedades, de momento aprovechamos y os iremos sacando del cajón algunos artículos de prensa desde reportajes, notas de prensa o publicaciones reseñables en las que hemos sido mencionados a lo largo de estos años, para empezar os incluimos un reportaje del diario de Sevilla sobre F1 Informáticos, incluimos al final de la página el enlace al reportaje original.

 

Recuerde además que puede cambiar de categoría de artículo pinchando en  la barra gris superior y a la derecha seleccione la categoría de entradas que desee.

Para volver a la página principal pinche en “Inicio” o bien en cualquier lugar donde vea el logo de nuestra empresa para volver a la página principal:

LOGO-DE-F1-INFORMATICOS

 

 

Sin más preámbulos, el artículo del Diario de Sevilla ¡buena lectura!


El rescate de los datos perdidos

 

  • Emprendedores. La empresa de Bormujos F1 Informáticos es la única de Andalucía con laboratorio propio para la recuperación de documentos de discos duros accidentados

Foto reportaje diario de sevilla

¿Alguna vez se le ha caído el portátil al suelo y el disco duro no arrancaba?

En una tienda de informática al uso, tras tratar de arrancarlo con un programa de software convencional, suelen espetar la retahíla que todos temen:

“Está roto. No tiene arreglo. Ha perdido todos los documentos”.

El cliente suele entrar en pánico y, rápidamente, realiza una lectura mental de todas las carpetas que tenía en ese disco duro de nosecuantos gigas: fotos familiares y de los viajes con tu pareja, música, películas, facturas… Pues bien, hay una empresa en la provincia de Sevilla que, desde hace 18 años, está especializada en la recuperación de datos (hardware y software) de todo tipo

de discos duros, lápices de memoria, MP4, DVD, CD-Rom, tarjetas de memoria y tarjetas de cámaras digitales: F1 Informáticos, que se encuentra en el número 12 de la calle Alcázar, en Bormujos. “Al principio, conocidos nuestros perdían los datos y desarrollamos esta tecnología con la idea de poder ayudarles. Ha sido una evolución. Empezamos dando servicios informáticos a distintas empresas y, posteriormente, fuimos especializándonos en la recuperación de datos”, recuerda el ingeniero informático Jesús León, alma máter de una empresa que ha tenido y tiene clientes de todas las comarcas de la provincia, desde el Aljarafe hasta la Sierra, pero también de otras ciudades de España y de países como Mozambique, Inglaterra, Francia y Portugal.

Ahora acaban de estrenar su nueva página web, con un enfoque menos tecnológico y más centrado en el aspecto humano de la pérdida de datos. Como dice Belén Pérez, licenciada en Comunicación Audiovisual, esposa de Jesús y responsable del área comercial de F1 Informáticos, “al final lo que importa es la vida de la gente: la importancia de reparar los datos estriba en que se recuperan los recuerdos”.

Esta empresa bormujera, única en Andalucía a la hora de dedicarse a la recuperación de datos y plenamente especializada en esta labor, desarrolla sus propias herramientas, desde las puramente mecánicas hasta su sofisticado software de recuperación, “que optimiza la lectura en función del estado de las superficies del disco y de la ubicación de los datos que deseamos recuperar, generando un modelo virtual del dispositivo dañado. Se puede recuperar casi cualquier cosa salvo daños extremos en superficies”, añade el técnico.

Además, F1 Informáticos tiene un laboratorio de reparación de componentes mecánicos y electrónicos de los discos. Jesús habla desde la confianza que le da la experiencia: “Existe mucho mito acerca de las cámaras limpias donde se manipulan internamente los discos duros. Tendemos a imaginarnos una gran sala con infinidad de materiales en su interior, y nada más lejos de la realidad: son cámaras de muy pequeñas dimensiones, lo que facilita su limpieza, y en las que un flujo continuo de aire filtrado impide la entrada de partículas”, agrega León. Asimismo, es crucial que el disco duro dañado llegue a F1 Informáticos sin pasar por otras manos. Así, el porcentaje de éxito sube hasta el 90%.

Por su laboratorio han pasado y pasan clientes de todo tipo: particulares, empresas importantes de ámbito regional y nacional, administraciones públicas… Pero Jesús y Belén no revelan la identidad de ninguno, siguiendo el principio fundamental de la confidencialidad.

No obstante, son muy conocidos en el ámbito técnico debido a la gran cantidad de historias de éxito que tienen detrás, sacando de enormes apuros a entidades e instituciones varias.

“Tenemos un amplio parque de clientes satisfechos y eso siempre ayuda mucho”, apunta Belén.

No en vano, han tratado casos de toda índole: jefes de obra que pierden los datos de sus portátiles; un ordenador atropellado por un camión; el típico disco duro “de barro” procedente de una inundación que hay que recuperar pronto por el efecto nocivo del agua; manuscritos de novelas famosas recuperadas; proyectos de carrera que no tenían copia de seguridad… Un sinfín de supuestos que han terminado en final feliz en la mayoría de los casos.

Otro de los secretos del éxito de esta empresa es que poseen miles de discos duros y componentes catalogados, de todas las épocas y casi todos los modelos, disponibles para reparar cualquier dispositivo.

F1 Informáticos tiene que luchar también, en algunas ocasiones, contra los prejuicios. “Algunos clientes tienden a pensar: ¿cómo me van a recuperar los datos en Bormujos si no han podido hacerlo en una empresa de Barcelona?”, añadió el experto.

El 80% de los discos duros llegan por mensajería, un apartado cuyas anécdotas dan para un libro. “Una vez nos mandaron un disco embalado en una caja de pollos”, pone de relieve el informático.

Asi mismo, si otro dispositivo viene preparado con esparadrapo es que procede de un hospital.

En función de la urgencia y de la envergadura del disco duro, la empresa bormujera utiliza el sistema de procesamiento distribuido, es decir, puede haber diez ordenadores trabajando en la misma recuperación o, por el contrario, estar procesando distintos trabajos cada uno.

“Ha habido casos extremos de recuperaciones que han tardado meses. Mientras haya esperanza, un 1% por ciento de posibilidades, seguimos trabajando en el dispositivo aunque sea muy complejo”, revela.

La vida media de un rescate son entre seis y siete días.

En cuanto a los precios, oscilan desde la tarifa exprés de la recuperación de sistemas raid (1.300 euros) en un plazo de entre 24 y 72 horas hasta los 50 euros que cuesta recuperar un DVD en tarifa reducida (30% de descuento con un plazo de entre 30 y 90 días).

En este mundo repleto de vida virtual, cada vez hay más cosas valiosas almacenadas en un rectángulo de chips y bits.

Y es bueno saber que casi cualquier daño puede ser subsanado con paciencia, profesionalidad y conocimiento.


Reportaje a F1 Informáticos por parte del Diario de Sevilla
“Vea más: El rescate de los datos perdidos”

 

 

Acerca del autor: Jesus